domingo, 21 de junio de 2009

Cuando las burlas terminan mal

Cuando las burlas terminan mal
Los casos de Pantriste, Junior y Jonatan tiñeron de sangre las aulas argentinas. La venganza se transformó en muerte, de la mano de quienes se sentían agredidos por sus compañeros
Por Por Diario Uno
Nariz de sifón. Petiso garrafa. Negra, gordo…, cuando los guardapolvos blancos llegan al colegio, se escucharán algunos de esos apodos. El fenómeno no es nuevo. Pero va en aumento. Cada vez más, las burlas recorren las aulas de las escuelas públicas y privadas. Psicólogos, sociólogos, pedagogos, talleristas, humoristas y alumnos consultados por Diario UNO coinciden en que los acosos pueden terminar en una tragedia. Muchas veces los adolescentes y niños no toman conciencia de lo que sucede cuando gastan chistes a sus compañeros, qué extraña repercusión puede provocar en sus cabecitas y qué detonante macabro pueden planear. “Obviamente se trata de un brote psicópata grave, situaciones que se agravan por las experiencias propias de cada uno dentro y fuera de sus casas”, dicen los especialistas.Todos, en alguna etapa de la vida han pasado por la llamada “tontez en barra”, ese momento de juventud donde con más imaginación que buen juicio y con muchas ganas de divertirse a costa del otro, se juegan bromas muy pesadas a los compañeros de grado, club o barrio.Así, muchos grupos de chicos comenzaron (con mucha inocencia) bromas o chistes que no terminaron bien. Quién no recuerda a Pan Triste, y no al personaje de dibujos animados, sino más bien al joven que asesinó a tres de sus compañeros que lo apodaban de esa forma en el colegio. El hecho sucedió el 4 de agosto de 2000 en la puerta de la Escuela de Educación Media Nº 9 de San José, un barrio pobre de la localidad bonaerense de Rafael Calzada, en Almirante Brown. Allí, Javier Romero de 19 años esperó al resto de los chicos con un arma que su madre guardaba en la casa y, cuando éstos llegaron, desató la tragedia.“Me voy a hacer respetar”, había advertido antes de disparar en medio de un grupo de 13 adolescentes. El comparativo con Pantriste, el personaje de dibujos animados que tiene una figura flaca, retraída y solitaria, le pesaba y lo saturó de tal manera que decidió mostrar su costado menos indeciso. Cuando la policía lo apresó, los vecinos quisieron lincharlo en la entrada de la comisaría. Hoy cumple su condena.
El caso de Javier Romero Pantriste fue uno de los más emblemáticos de nuestro país
Desgarbado. Flaco. Y distraído. Javier Romero estaba harto. Se burlaban de él y le decían Pantriste. Hasta que una mañana de agosto, en vez de libros, guardó una pistola en su mochila. ¡Pum! A la salida del colegio descargó el arma contra sus compañeros. El hecho, ocurrido en 2000, es un caso extremo. Pero todos los especialistas consultados coinciden en que la discriminación y las cargadas en las aulas pueden terminar en tragedias.“Me voy a hacer respetar”, gritó Romero cuando él y sus 30 compañeros de primer año, segunda división, salían del colegio para ir a almorzar a sus casas. La puerta de la Escuela de Educación Media Nº 9 estaba llena de adolescentes. Romero llevaba en la mano un revólver Pasper calibre 22 corto que había pertenecido a su padre, muerto unos meses antes. Con él disparó al menos dos veces.La primera bala le pegó a Mauricio Salvador en la cabeza y lo derrumbó en la vereda. La segunda rozó a una chica e hirió, también en la cabeza, a Gabriel Ferrari. Romero escapó, pero fue detenido pocas horas después.























Miércoles, 29 septiembre de 2004
UN CHICO ASESINO A TRES COMPAÑERITOS EN CARMEN DE PATAGONES
Matanza en una escuela
Un alumno del Polimodal les disparó dentro del aula a sus compañeros con una pistola 9 milímetros. Murieron dos nenas y un varón, todos de 15 años como su matador. Hay 5 heridos, tres de ellos graves. El joven, hijo de un prefecto, está detenido en Bahía Blanca. BUENOS AIRES - De repente, la tragedia sacudió a Carmen de Patagones. Un adolescente de 15 años entró ayer por la mañana a su aula con una pistola 9 milímetros y comenzó a disparar contra sus compañeros: tres de ellos murieron y al menos seis resultaron heridos, varios de los chicos permanecen en estado de gravedad. El Gobierno decretó dos días de duelo por la matanza. Los tres alumnos que resultaron muertos son dos chicas y un varón. Fueron identificados como Sandra Núñez, Evangelina Miranda y Federico Ponce. Todos tenían 15 años, la misma edad que el agresor, hijo de un efectivo de la Prefectura, y del que no se difunden sus datos por razones legales. El drama se desató pasadas las 7.30 de la mañana en la escuela Islas Malvinas de Carmen de Patagones. Todos los chicos participaron del izamiento de la bandera. Y luego se dirigieron a sus aulas para esperar la llegada de los profesores. En ese momento, ocurrió la tragedia. Al parecer, el agresor, que cursaba el primer año del Polimodal, entró en último lugar. Los alumnos ya estaban en sus pupitres. Sacó un arma y tiró varios balazos contra las paredes. Sus veintinueve compañeros, aterrorizados, se tiraron al piso. Pero el adolescente empezó a disparar contra ellos. Según el comisario Carlos Diego, a cargo del operativo, el chico se encontraba en "estado de shock" al cometer la masacre. Y "no pronunció ni una palabra" mientras atacaba a balazos a sus compañeros. El joven, luego de atacar a los alumnos, siguió disparando hasta que se quedó sin balas. También llevaba un cuchillo y al menos un cargador adicional. En ese momento, dentro del colegio todo era desesperación: los chicos gritaban y corrían desconcertados, sin comprender qué es lo que había pasado. Mientras varias ambulancias llegaban al lugar para asistir a los heridos, el agresor se sentó en un banco y se puso a llorar. Otro compañero le sacó el arma. Allí fue capturado por la Policía. Rápidamente, fue trasladado rumbo a Bahía Blanca para ser alojado en un instituto de menores. Los heridos, en tanto, fueron inicialmente trasladados a un hospital local. Según Télam, tres de ellos (una chica y dos varones) se encuentran internados en un hospital de Viedma (vecina a Patagones) con heridas de bala en pulmones y abdomen. Todos fueron operados y su pronóstico es reservado. Otros dos (una chica y un chico), en tanto, permanecen en Carmen de Patagones. El Gobierno Nacional decretó dos días de duelo en señal de "dolor y reflexión" por la matanza. "Acompañamos a los padres, familiares y amigos de los jóvenes asesinados y heridos en este cruento episodio, que afecta al conjunto de la sociedad y particularmente al sistema educativo nacional", se expresó en un comunicado del Ministerio de Educación. Todos coinciden en que era un chico "tranquilo y tímido" El chico que ayer mató a tres compañeros a balazos en una escuela de Carmen de Patagones era "muy tranquilo y tímido", según coincidieron en afirmar familiares, autoridades educativas y otros alumnos. "Era muy tranquilo e introvertido", aseguró este mediodía su tía. "No entiendo qué fue lo que pasó", dijo abatida por la tristeza. "Jamás hablamos de armas entre nosotros", reveló la mujer en declaraciones radiales. También habló uno de los chicos que estaba en un aula vecina a la que ocurrió todo. Y realizó un dramático relato de lo que sucedió bien temprano en la escuela de Carmen de Patagones. "Eran las 7.30 de la mañana. De pronto, escuchamos un montón de gritos y salimos del aula. En el pasillo había tres chicas tiradas en el piso con balazos en el estómago", aseguró el alumno, todavía impactado por lo que había visto. Según la versión del alumno, el chico "entró al aula y empezó a amenazar con el revólver. Todos se escondieron debajo de los bancos. Y él empezó a disparar a quemarropa", reveló. "Nos sorprendió mucho lo que pasó, era un chico demasiado tranquilo", coincidió sobre el agresor. Y según reveló, ayer habría tenido una discusión con algunos de sus compañeros. Lo mismo aseguró la subsecretaria de Educación de la provincia de Buenos Aires, Delia Méndez. "Era un chico tímido, que le costaba integrarse con sus compañeros, pero que nunca había tenido actitudes violentas que podía hacer predecir una conducta de este tipo", expresó. Para la Justicia el chico es inimputable "Los menores de 16 años son inimputables cualquiera sea el hecho", sostuvo la jueza a cargo del caso. La jueza de Bahía Blanca Alicia Ramallo, a cargo de la causa por la masacre en Carmen de Patagones, aseguró ayer al mediodía que el chico de 15 años que disparó esta mañana contra sus compañeros de escuela será alojado preventivamente en un instituto de menores, ya que por su edad es inimputable para la Justicia. "El chico fue trasladado a la sede del Tribunal de menores", afirmó la jueza en declaraciones radiales. "Allí va a ser atendido por un equipo de especialistas", relató la magistrada, que viajó hasta Carmen de Patagones junto al titular de la Departamental de Bahía Blanca. Ramallo recordó que, de acuerdo a la Ley, "los menores de 16 años son inimputables, cualquiera sea el hecho". Pero aclaró que más allá de eso, "acá lo hay que ver es la salud mental del chico, que es lo que pasó, y como se le va a dar contención en un lugar adecuado". Repercusiones en la prensa mundial La noticia sobre el alumno que mató a tres compañeros en una escuela tuvo resonancia en los diarios digitales, especialmente en España, Italia y América latina. La noticia sobre el alumno que mató a tres compañeros en Carmen de Patagones generó una fuerte repercusión en las portadas de los diarios digitales del mundo. En Italia, el periódico Corriere della Sera informa, junto con una foto de la entrada de la escuela de Carmen de Patagones, que el joven de 15 años ingresó al establecimiento con un arma de su padre y comenzó a disparar y afirma que el joven agresor "sembró el terror". El matutino compara el hecho con la tragedia de 1999 en una escuela de Columbia, Estados Unidos, donde murieron 25 personas. El luctuoso hecho también repercutió fuertemente en la prensa de los países limítrofes. El diario español El Mundo destaca que "un joven de 15 años mata a tres compañeros de escuela en Argentina"; en tanto, El País también privilegia en su portada digital la información sobre el adolescente que mató a tiros a sus compañeros. El sitio brasileño O Globo comunica en su sección Mundo que "disparos hechos por un hijo de un policía deja tres muertos y seis heridos en una escuela del sur de la provincia de Buenos Aires". En Chile, El Mercurio On line informa: "Masacre en Argentina: Menor balea a compañeros". El País , de Uruguay, también privilegia la información llegada desde Buenos Aires y destaca:"Chico mató a cuatro compañeros". En la sección "Minuto a minuto" del diario El Nacional , de Venezuela, se lee que "un alumno de 15 años desenfundó un revolver durante una ceremonia escolar en Argentina y dio muerte a tres de sus compañeros". El Tiempo , de Colombia, también comunica sobre el asesinato en su sección Internacionales: "Adolescente argentino de 15 años asesinó con arma de fuego a tres compañeros". Otros asesinatos en escuelas argentinas Como el caso del joven "Junior" en Carmen de Patagones, en el año 2000 se produjeron dos hechos dramáticos en escuelas del país. El caso de Pantriste en Rafael Calzada y el de la profesora de física asesinada en Olavarría La ola de violencia e inseguridad que percibe la gente, también alcanza a los colegios, no sólo en las zonas marginales, ya que también se han registrado casos en algunas instituciones privadas. El caso de Javier Romero, a quien llamaban "Pantriste" sucedió en la escuela media Nº 9 de Rafael Calzada. El joven estudiante de 2º año del Polimodal tenía 19 años cuando en agosto de 2000 disparó a quemarropa contra sus compañeros matando a uno de ellos e hiriendo gravemente a otro. Romero no fue condenado, y se determinó su internación en un instituto psiquiátrico. Otro antecedente se dio en el colegio privado San Antonio de Padua en la localidad bonaerense de Olavarría, donde un joven de 15 años se acercó a su profesora de física, Maritza Prezzoli y la apuñaló en el estómago, porque lo había reprobado en física. La profesora murió en el hospital, y el joven nunca fue condenado ni llevado a un instituto de menores. La Justicia decidió devolver la custodia a sus padres.

2 comentarios:

arena_2980 dijo...

creo q matar esa gente fastidiosa es lo mejor q pudieron hacer esos chicos para limpiar este mundo ce gente como esa

arena_2980 dijo...

la culpa no esta en la familia de la victima ..esta en la de la familia del agresor q no supo educar a su hijo